El Club Baloncesto Costa Marbella perdió este verano a uno de sus jugadores, el pequeño Mario Rodríguez Escudero, que falleció en julio a causa de un virus cuando tan solo contaba con 11 años.

El club y sus jugadores lo echan mucho de menos y quieren rendirle un modesto homenaje llevando su nombre en los cubres de todos los equipos. En estas camisetas aparece la mascota del Costa, Rino, machacando a canasta con el número 10. Recuerdan así su fuerza y vitalidad.

Los integrantes del club no le olvidan y quieren que el resto de equipos con los que jueguen conozcan a nuestro pequeño héroe que, pese a una enfermedad, se entregó siempre en los entrenamientos y en los partidos.

Además, el Club ha retirado el número 10, que lucía Mario, de todos los equipos. Nadie llevará este número que ha quedado reservado para él.

Mario llegó al club hace tres años. Comenzó en categoría premini y se convirtió en un destacado jugador magenta que sobresalía por su velocidad y por su simpatía, siempre con la sonrisa en el rostro. Completó la temporada pasada en categoría mini.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *